Los niños quedaron encantados con la visita de Volare Granada, el mapa de la búsqueda del agua aún lo tenemos en casa puesto en el frigorífico porque Pedro y María lo revisan de vez en cuando.

La experiencia nos gustó mucho a mi mujer y a mí, los niños lo pasaron en grande y nos ayudó a que se interesaran por los monumentos y la historia de la ciudad que íbamos a visitar.

Recuerdo el día siguiente en la Alhambra buscando por todas las paredes la frase en Árabe que nos comentaste que veríamos, Pedro iba señalándola cada vez que la veía. Lo de disfrazarnos también fue una cosa que les encantó, recuerdo la gente mirándonos con curiosidad y yo disfrazado de Moro por la puerta de la Catedral….. 🙂

Sin duda recomiendo a familias con niños este tipo de visitas, pienso que hay que animarse a viajar con ellos para que vean otras culturas y que sepan que hay algo más que el entorno que ellos viven a diario.

 

De tí Vanesa en particular, pues que salimos encantados, conectas muy bien con los niños y ellos contigo.